Fracking: significado, problemas y ventajas

fractura hidraulica

En los últimos días se habla mucho acerca de la técnica del fracking, sobre todo a raíz de las últimas medidas emprendidas por el Gobierno para incentivar estas técnicas. Pero, ¿en qué consiste el fracking o fracturación hidráulica?

 

¿Qué es el fracking?

El fracking o fracturación hidráulica es una técnica empleada para recuperar gas y petróleo del interior de rocas de esquisto que pueden estar a mucha profundidad y que por medios tradicionales de extracción, no es posible ni viable su explotación.

Para ello, se tiene que perforar la tierra y a través del sondeo realizado, introducir agua a alta presión directamente sobre la roca, con el fin de se fracture y que libere el gas. Junto con el agua, se inyectan arena y sustancias químicas en la roca con el fin de facilitar la liberación del gas o petróleo y que fluya hacia la boca del pozo de extracción.

El proceso se puede llevar a cabo verticalmente, o como es más normal, horizontalmente hasta la capa de roca. Además, se pueden crear y abrir nuevas vías para seguir explorando el subsuelo en busca de nuevos recursos.

fracking

Proceso de fracking

 

¿Por qué es llamado fracking?

Es el término en inglés que acorta su verdadera denominación, fractura hidráulica, y que hace referencia a cómo la roca se fractura por efecto de las altas presiones.

 

¿Por qué hay tanta polémica en torno al fracking?

El fracking está siendo una práctica muy extendida en los últimos años en EEUU, que ha logrado multiplicar la producción de petróleo por cinco, lo que le permite hoy en día, no tener que importar petróleo externo. Sin embargo, hay mucha preocupación con respecto a los posibles problemas medioambientales que

stop fracking

Existen muchas inicitaivas partidarias de prohibir el fracking

ocasiona:

  1. Lo primero es que el fracking usa grandes cantidades de agua que deben ser llevadas al yacimiento del fracking, con un coste mediambiental elevado. Estamos hablando de miles de millones de litros de agua por pozo.
  2. Lo segundo, es la preocupación por los químicos potencialmente carcinogénicos que se usan y que podrían liberarse de forma incontrolada y contaminar las aguas subterráneas. Las industrias aducen que eso es sólo como resultado de una mala práctica, más que un riesgo inherente, pero eso no es sino reconocer que existe, ¿verdad?
  3. Hay también preocupación porque se piensa que el fracking causa pequeños terremotos. En la zona de Blackpool en Reino Unido se registraron dos terremotos de magnitud 1,5 y 2,2 en el año 2011, tras haber emprendido labores de fracking. Aunque se reconoce como un efecto secundario de la técnica, son tan pequeños y locales que se consideran un mal menor para la población en general.
  4. Finalmente, los medioambientalistas creen que mediante el fracking las grandes multinacionales energéticas y los gobiernos dejan de apoyar la investigación y desarrollo de las energías renovables para seguir apostando por los combustibles fósiles y sus problemas ambientales asociados.

 

El Gobierno español de hecho, ha aprobado este diciembre de 2014, unas medidas encaminadas a fomentar la búsqueda de recursos energéticos para fracking y han aprobado nuevas tasas de tal forma que lo que se recaude cuando se utilice esta técnica, irá destinado a las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos donde se exploten estos hidrocarburos. También, se incentivará a los propietarios de los terrenos con el 1% del valor de la producción anual.

Es curioso que para las energías renovables y limpias no se siga el mismo guión.

 

El fracking, ¿tiene alguna ventaja?

El fracking permite acceder a recursos de gas y petróleo imposibles de explotar de la manera convencional. En EEUU como se ha dicho, ha significado un gran impulso a la producción de petróleo y es por ello también por lo que actualmente disponemos de precios en los combustibles (gasolina, gasoil…) a nivel de 2012. Además, EEUU gracias al fracking han asegurado sus reservas para otros 100 años.

España que es un país netamente dependiente de la importación de petróleo (se gastan 100 millones de euros diarios en la compra de combustibles) podría verse beneficiada por el empleo de esta técnica. Pero, ¿merecerá el peaje medioambiental a pagar?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies