Tipos de combustible para calderas de biomasa

Las estufas de biomasa pueden usar un amplio abanico de productos para producir energía. En este artículo veremos los tipos de combustible más usados en las calderas y estufas de biomasa.

– Briquetas o troncos:

Cilindros de biomasa, de unos 50 cm de largo y unos 10-15 cm de diámetro. Pueden ser de material orgánico prensado o ser simplemente tronquitos de madera cortados a las medidas adecuadas. Deben de tener menos del 20% de humedad. Si están húmedos, producirán mucho hollín y alquitrán y puede haber peligro de incendios de combustión.

– Pellets:

Se fabrican con desechos de la industria maderera, como el serrín. Mediante compresión, adquieren forma de pequeños cilindros de tamaño más o menos uniforme. Deben tener sello de calidad (ENplus A1, ENplus A2 y DINplus) para que estés seguro de que van a tener la potencia calorífica esperada (alrededor de 4,9 kWh por kilo). Son los más usados por su comodidad, facilidad de encontrarlos en los comercios, almacenamiento, precio asequible en comparación con el gasoil o el gas de calefacción, etc.

– Astillas:

Suelen tener una longitud de 30 mm y no deben tener más de un 30% de humedad. Al igual que en los troncos, si se humedecen ocasionarán problemas de combustión y perderá eficacia. Es más económica que el pellet puesto que su proceso de producción es más sencillo.

– Hueso de aceituna:

En España hay miles de hectáreas plantadas con olivos. El hueso de la aceituna es un residuo generado en la industria olivarera. Sin embargo, su alto poder calorífico le hace un material muy adecuado para su aprovechamiento energético. Simplemente se somete a un tratamiento de secado para reducir su humedad (10%) y en ocasiones, a un triturado. También se emplea en la fabricación de pellets. Es un buen recurso, a buen precio, en regiones productoras.

– Cáscara de almendra:

Otro residuo frecuente en zonas de producción. Se puede usar directamente, entero, en calderas o estufas convencionales, pero también se encuentra granulado para que sea fácilmente empleado en calderas de biomasa alimentadas con tornillo sinfín.

– Miscanthus:

Es una hierba perenme de origen asiático, de rápido crecimiento. Se cultiva como cualquier otro cultivo convencional con la ventaja de que no necesita fertilizantes y pesticidas. Tiene una alta capacidad calorífica (3,6 kWh por kilo) pero su menor densidad hace que las necesidades de almacenamiento sean algo mayores. No obstante, también se pueden fabricar pellets con ella, disminuyendo el problema.

 

En definitiva hay muchas opciones. Dependiendo de donde vivas te puede interesar una u otra. En zonas de producción olivarera, el hueso de aceituna será abundante y a buen precio. En zonas forestales, seguro que es más fácil encontrar pellets, astillas o briquetas a buen precio. También tienes que considerar el tipo de caldera o estufa que vas a necesitar y evaluar cuál va a ser la más adecuada en tu caso.

Por último, os ofrecemos un cuadro comparativo de los tipos de combustible de biomasa, con su coste aproximado y su poder calorífico comparados también con los combustibles fósiles para calefacción más comunes (gasoil o gas).

comparativa combustible biomasa

Comparativa distintos tipos de biomasa en relación a combustibles fósiles

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies