Biogás

planta biogas

El biogás es el producto de la digestión en condiciones anaerobias de materia orgánica. Para su producción se pueden emplear residuos de cultivos, estiércol y otros residuos del ganado o incluso residuos urbanos municipales, siempre que sean biodegradables y se puedan transformar en metano o dióxido de carbono. Junto a la mezcla de gases resultantes que pueden ser empleados para producción de calor y electricidad, se genera un efluente rico en materia orgánica y con menor carga de patógenos, y que constituye un fertilizante muy eficiente y seguro.

El proceso de la digestión anaerobia la llevan a cabo bacterias productoras de metano o metanógenas. Necesitan condiciones muy específicas de temperatura, ph y por supuesto, anaerobiosis. El proceso se lleva a cabo en digestores.

La producción de biogás es sostenible, renovable, neutral respecto al ciclo del carbono y reduce la dependencia de importación de combustibles fósiles. En algunos casos, los productores de biogás son totalmente independientes energéticamente, al producir toda la electricidad y calor que necesitan en sus instalaciones.

El uso de biogás colabora en la consecución del objetivo de la Unión Europea de alcanzar el 20% de energías renovables en el 2020. El biogás es una forma de suministro de energía neutro respecto al ciclo del carbono. Las materias primas procedentes de plantas y animales sólo emiten el dióxido de carbono que hayan acumulado durante los ciclos vitales y que se emitiría a la atmósfera igualmente aunque no fuera aprovechada su energía. En conjunto, la electricidad producida por biogás genera mucho menos dióxido de carbono que otra energía convencional. Por lo tanto, 1 kW de electricidad producida por biogás previene la liberación de 7.000 kg de CO2 al año.

Otros beneficios medioambientales del biogás son:

  • se reduce la emisión de metano a la atmósfera, que es también un gas de efecto invernadero
  • establece centros descentralizados de producción de energía
  • provee de fertilizantes de alta calidad
  • reduce la producción de malos olores de la materia orgánica en descomposición
  • se crea un valor añadido sobre los residuos
  • se minimiza la dependencia de recursos energéticos exteriores
biogas

El biogas puede producirse aprovechando materia organica de basuras y aguas residuales. Foto: Lito Encinas bajo licencia CC

¿Cuáles son los beneficios medioambientales del biogas?

Existe una creciente demanda de energía renovable y sostenible en Europa, que minimice el cambio climático.

El uso de materias primas para la producción de energía que de otra forma se considerarían residuos o cuya desaparición y destrucción conllevaría costes adicionales, es indudablemente una buena idea. Junto a los beneficios medioambientales, los precios en aumento de las fuentes convencionales de energía y  los crecientes requerimientos para el manejo de los residuos orgánicos son argumentos adicionales para la producción de biogás.

Pero el uso de estiércol animal y otros residuos orgánicos y biomasa para producir energía dependerá en gran medida de su disponibilidad. Lo más eficiente es su producción en ciclos integrados. En el uso de biogás como fuente de energía, el proceso supone una serie de beneficios medioambientales y agrícolas como:

  • ahorros a los ganaderos y agricultores
  • mejora de la eficiencia en la fertilización
  • menor emisiones de efecto invernadero
  • reciclado de residuos más barato y sostenible
  • reducción de olores e insectos
  • reducción de patógenos en los fertilizantes que se aplican al suelo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies