5 cosas a considerar para elegir una caldera de biomasa

factores caldera biomasa

Con el encarecimiento de los combustibles fósiles, la factura de calefacción de los hogares ha sufrido un progresivo aumento y muchas familias se platean una forma más económica para calentar sus casas. En muchas viviendas unifamiliares, las chimeneas de toda la vida, que se habían convertido en un mero objeto decorativo, han pasado a ser una alternativa más asequible a la calefacción de gasoil o gas. Pero para que sean más eficientes en su tarea, necesitan una actualización. Con la expansión de las calderas de biomasa, que ofrecen un amplio abanico de posibilidades en cuanto a diseño y potencias, mucha gente opta por incluir una caldera de biomasa en sus hogares y aquí surge la duda: ¿cómo elijo la más adecuada en mi caso concreto? En este artículo repasaremos 5 sencillos factores a tener en cuenta para elegir la caldera de biomasa que mejor se adapte a tu caso en particular.

1.- Necesidades de calefacción

No es lo mismo elegir una caldera para la vivienda habitual que para la casita de fin de semana o vacaciones estivales. Para vivienda habitual tendrás que decantarte por sistemas más serios en cuanto a instalación requerida, necesidades de espacio, autonomía, etc. Para estancias ocasionales, probablemente te apañarás con las estufas de pellets más pequeñas, que calientan aire y lo liberan a la estancia donde se encuentran.

Lógicamente la superficie a calentar también es determinante. Si no vas a instalar un sistema centralizado de calefacción por biomasa, puedes hacer como mucha gente con casas grandes, o con varias plantas en uso, que optan por poner varias calderas en los lugares estratégicos que den calor a las estancias más usadas o con mayores necesidades de calefacción.

2.- Autonomía

A raíz de lo anterior, interésate por los niveles de programación de cada caldera y si por ejemplo, se encienden automáticamente. Si la caldera va a ir destinada a tu vivienda habitual, no te interesa estar todo el rato pendiente de si se enciende, de si está funcionando o no, de si necesita reabastecimiento de combustible, cómo controla la temperatura, etc. Para un fin de semana, quizás no tenga tanta importancia para tí o se adapte al tiempo en el que estás ahí.

3.- Espacio disponible

Cuanto más completas son las calderas de biomasa, normalmente son más aparatosas y requieren más espacio para la caldera en sí, tolva de combustible, etc. Cuando te decidas por un modelo en concreto, pregúntale al instalador sobre las necesidades reales de espacio. No sólo tiene que “caber” el equipo, sino que el acceso al mismo debe ser suficiente para tareas de mantenimiento.

Además, el lugar destinado a almacenar el combustible deberá estar cubierto y deberá minimizar la humedad ambiente, para que no reduzca su eficiencia en el momento de ser quemado.

4.- Tipo de combustible empleado

Influye en el tiempo de quemado, la frecuencia de rellenado de la tolva y por supuesto, de la potencia calorífica (no es lo mismo un pellet de madera, que la cáscara de almendra). Además, no todos los combustibles están disponibles en una misma zona. En las zonas olivareras, el hueso de aceituna se encontrará más fácilmente. En zonas de pinares, los pellets de madera serán los más abundantes. Aprovechar los recursos locales tiene una ventaja adicional: se suelen encontrar precios más ventajosos al reducirse los costes de transporte. Incluso en ocasiones es posible comprar directamente al productor, ahorrando costes de intermediarios.

5.- Mantenimiento de los equipos

Hay equipos que requieren limpieza casi a diario para que funcionen de forma óptima. El mantenimiento en otros deben realizarlo exclusivamente profesionales. Por tanto, este punto es algo muy importante a considerar a la hora de elegir un equipo u otro. Pregunta al comercial o instalador sobre las necesidades de cada uno en particular y elige el que más te convenza.

 

En resumen, estos son los 5 factores más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir la caldera/estufa de biomasa más adecuada en tu caso y necesidades. Hemos pasado por alto el tema del precio de los equipos en sí, pero únicamente porque consideramos que lo mejor es comprar el equipo necesario en vez del más económico. Además, para un mismo tipo de caldera, el precio varía considerablemente con las marcas o distribuidores, por lo que el siguiente paso sería encontrar la mejor oferta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies